sábado, enero 01, 2011

Nombres para Mascotas

Ahora que veo a mi perro (Djembe, se pronuncia "Yembe") y me pongo a pensar en el nombre que le di y que uso cuando lo llamo, me sorprende esa capacidad que tenemos de nombrar las cosas, a los animales y todo lo que nos rodea. Tenemos la oportunidad de darle un buen nombre a todo.

Entonces... ¿qué estaba pensando mi madre cuando le puso sus nombres a mis mascotas?

Hace muchos año tuvimos una gata amarilla, mi madre le puso "Tidy" yo creo que el bicho enloqueció de alguna manera porque se comportaba muy extraño: corría de un lado a otro de la casa y se trepaba en las cortinas, luego desde las alturas maullaba lastimeramente, pegaba el brinco y corría cruzando la sala hasta la habitación del otro extremo de la casa, para repetir la acción sobre las cortinas del cuarto. Con el paso del tiempo empezó a hacer más rarezas: Se escondía entre los tanques de gas y esperaba a que pasara el perro (a ese perro mi mamá lo bautizó "Fiufas" jajajaja) y le saltaba encima para arañarlo... El perro salía aullando y la gata se volvía a esconder entre los tanques y ¿qué creen? que el perro volvía a pasar por ahí y la gata lo volvía a atacar. La escena se podía repetir toda la tarde. Y el "Fiufas" volvía a caer en las garras de "Tidy".

Después supe que mi mamá le había puesto a la gata así por fasTIDYosa (¡qué original!) y al perrito lo etiquetó así porque en un programa antiquísimo llamado la Carabina de Ambrosio salía una bailarina muy sexosa (No, no era Gina Montes) y decía "Es que soy muy "fiufas" haciendo alusión a algo cachondo o caliente, pero estoy seguro que mi madre ni por enterada.

Poco después tuvimos la fortuna de contar por algún tiempo con otro chucho... era esmirriado, flaco, un perrito cruzado son chiste y mi madre volvió a hacer de las suyas, pues no le puso un choteado "firulais" sino que fue más allá y le puso PERROLAIS.

No, no, no…
Aún recuerdo que a mí sí me daba algo de penita llamarlo así en la calle.
Fue un buen perro, pero a fin de cuentas al PERROLAIS le dio moquillo y felpó muy pronto.

Mi madre siempre tuvo varios canes antes incluso de que yo naciera y me cuenta que su papá acostumbraba ponerles nombres de presidentes gringos o de personalidades reconocidas, así que al mentado "Fiufas" mi abuelo optó por llamarlo "Reagan", tuvo un "Truman" y un "Wilson" un "Churchill" y así... tal vez el gusto por ese tipo de nombres viene de ascendencia materna.

Como sea, espero que a Djembe no le incomode mucho el que le di. Hasta la fecha no se ha quejado conmigo.

1 comentario:

Rima dijo...

Bueno, yo tuve un gato que se llamaba "Tico" por gatico y otro al que le puse "Fellini" así que no puedo criticar mucho... yo pienso que Djembé está encantado con su nombre... es bastante tropical....