martes, noviembre 22, 2005

¡Potosinazo!

O como hacerse güey fácilmente.


En PuebloQuieto* se generaliza una forma de ser muy, muy odiosa. Y se practica continuamente el Potosinazo:

Primero hay que establecer que el potosinazo debe tener lugar entre dos personas que, por alguna razón, se conocen. Pueden haber sido presentadas a la ligera en cualquier reunión o pueden incluso llegar a ser conocidos de atrás tiempo (con albur y sin albur), es decir, que mínimo recuerdan algo importante del otro como su nombre, a que se dedica o dónde ha tenido la desventura de conocerlo(la).

Dos, debe ser alguna de las personas un inadaptado, un teto (en el caso de individuos del sexo femenino omitiré su equivalente) o alguien con cierto desequilibrio emocional-hormonal. Forzosamente. Uno de los dos individuos que protagonicen el potosinazo debe sentir que el mundo no lo quiere, o que su mísera existencia se reduce a los 4 muros de su cuarto, a los 4 muros de su sala y a los 4 muros de su oficina o lugar de trabajo.

Tercero, mínimo uno de los dos individuos de este experimento debe llevar en su conciencia la idea de que, de alguna manera, ha hecho el ridículo frente del otro al menos una vez en la vida. A lo mejor se conocieron cuando tenía la cara llena de granos por andar en sus días... Tal vez tiró una bebida en la fiesta donde se conocieron, tal vez hizo un chiste estúpido o malísimo o incluso pudo haber terminado guacareando dentro del carro ajeno. Pudo haberse aventado una pizza en el tapete persa de la casa del otro. Delante de una bola de desconocidos
-Es que me cayó mal la cena! Buuurrrpp!!

Cuarto, muy importante si tomamos en cuenta que PuebloQuieto es para algunos demasiado grande, o piensan que alguno de los participantes de este asunto va a irse a radicar a Tanzania o a Australia en los próximos seis meses y se va a quedar ahí para siempre, mínimo uno de los dos participantes debe pensar que jamás de los jamases (chida frase) va a volver a ver al otro.

Bueno, el experimento da inicio cuando ambos individuos se encuentran en algún lugar público. Como mínimo uno de los dos se apena por alguna estúpida razón que incluso ya no puede recordar, puede experimentar:

Elevación del ritmo cardiaco, sudoración, palpitación de sienes (no de senos), resequedad de garganta y boca que se manifiesta por un carraspeo intermitente acompañado de tos fingida, empiezan a andar en círculos si van solos, si van acompañados entonces suben el volumen de la conversación, manotean y se detienen a alegar en voz alta esperando que el otro lo descubra.

-¡Aquí estoy! pélenmeee!!!

Cuando este espécimen se ha asegurado de que el otro sujeto parte de este estudio lo ha visto, es decir ya lo descubrió (como no? si manoteaba como orate, pegaba de brinquitos y gritaba?, parecía estar haciendo aerobics en plena calle) Y también supone que lo(la) está viendo directamente y tal vez está preguntándose
1) está bien cagado(a) por qué será?
2) es el(la) mismo(a) imbécil de la fiesta aquella?
3) se acordará de mi??? a ver...

Es entonces cuando aparece esta característica propia de alienados pero alienados provenientes de este pueblo: El sujeto voltea la cara hacia otro lado, fige demencia y pasa de largo. Ahí no hay nadie a quien ver. Sepa. Nunca lo(la) vio. Sigue en su plática consigo mismo. Mientras se marcha dejando al otro con el saludo en la mano... tal vez pensando "nah, no me vio" o "mmm... no se acuerda de mí" raro, pero así es el sujeto No. 1 el que buscaba desesperadamente que lo saludaran ahora se hace güey... Como si no se acordara.

Pero claro que se acuerdan. Es sólo que, por alguna razón extraña fingen que en el espacio que ocupaba el sujeto al que reconocieron ahora sólo existe aire. Vacío.

Lo más ridículo es que algunos se vuelven a encontrar y se completa el potosinazo:

-Que onda! (el saludo lo hace el que buscaba el saludo y luego fingió demencia)
-Como estás?
-Bien y tu? te ví el otro día
-Ah, si? dónde?
-En x lugar, pero no me viste/no quisiste voltear/no me saludaste/ etc
-Ah! es que sabes que, soy bien despistado(a) en la calle
-Aaah, bueno, yo pensé que no me habías querido saludar, eeeh..?
-Como crees! claro que si
-Bueno, te dejo bye
-Bye que estés bien, a ver si nos hablamos, sale?
-Sale!

En fin si vienen a PuebloQuieto* y piensan convivir un buen rato con PuebloQuietenses vayan haciéndose a la idea de que si les aplican el potosinazo, no es mala vibra, es sólo pendejez.


*San Luis Potosí, capital.

2 comentarios:

Isra Ulrich dijo...

Pues si, Yo viví en Ranchuis, pero no soy de allí sino de Aquismón...

Buneo, después de vivir Años y Años allí, pues digamos que soy Mocho. Ya hace un Ratote que no me acordaba de esas Ondas potosinas, pero he de decirte que en éstos Rumbos donde vivo ahora (Karlsruhe, Alemania) la Situación es algo parecida.

En fin...

Y Tú eres Potosinillo o caiste allá por Accidentillo?

Anónimo dijo...

Por eso Chinguen a su Madre todos los pinches potosinos por sus pinches costumbres feas! Estado y ciudad tercermundistas, y si alguien me responde a este mensaje defendiendose pues que Chingue a su Madre de Nuevo por no aceptar sus costumbres feas